domingo, 28 de febrero de 2010

EL FÚTBOL, MI PASIÓN.

Feliz domingo a todos queridos lectores.

Este post no será ni de manga, ni de videojuegos ni de ninguna afición que pueda mantenerme pegado a la silla más de 1 hora. Voy a dedicarlo a una de mis mayores pasiones, especialmente cuando lo práctico. A un deporte que me ha hecho vivir muchísimas sensaciones, buenas y malas, y que durante mi vida me ha seguido como si fuera un amigo más, que me ha ayudado a conocer a muchos otros. Estoy hablando del que hoy en día está considerado el deporte rey, aclamado por muchos y odiado por otros tantísimos: El fútbol. En este post no voy a entrar en polémicas respecto a lo innecesario, extravagante e injusto de las millonadas que mueve este deporte en cuanto a salarios y demás, sino que me voy a centrar en el deporte en sí.

No creo que valga la pena explicar en qué consiste, pues creo que es bien sabido. Prefiero remitirme a datos que, cuando no son curiosos, son al menos de cultura general en torno a este deporte que tanto amo. Se calcula que alrededor del mundo, unos 270 millones de personas lo practican con cierta regularidad. La versión moderna del fútbol que conocemos hoy en día proviene de Inglaterra, y sus primeras reglas datan de 1863. Fue en 1904 cuando, debido a la gran popularidad del deporte, se fundó la FIFA, la Federación Internacional de Futbol Asociación (Football International Federation Asociation). La FIFA es, pues, el organismo que regula este deporte en cualquier lugar del mundo. Se ocupa de todos los torneos, de la inscripción de jugadores en cada uno de ellos, así como de velar por el cumplimiento del juego limpio y de las sanciones que debe imponer para los infractores.

Después de estas pequeñas reseñas, paso a explicar que es lo que nos hace sentir el fútbol a aquellos que de verdad lo amamos. Y para ello, pongo el video de la Intro de FIFA 06, probablemente la intro más épica sobre fútbol y el mejor testimonio del sentimiento que une a los amantes del fútbol unos con otros.



Europa es el continente en el que más se vive esta pasión, y en el que la FIFA más se desvive. Y España es uno de los países del mundo que más inmerso está en el mundillo alrededor de este deporte. Día tras día, el fútbol está a nuestro alrededor, a sea en la televisión a la hora de los informativos, en forma de partidos retransmitidos, o en la radio, en carteles publicitarios, en la conversaciones de nuestros vecinos… Quizás la fiebre del fútbol está demasiado encima de todos, nos invade.

Pero a quien le gusta el fútbol, este es más que una pasión. Nos hace esperar con ansiedad cada semana, en busca de emociones. Seguimos a ciertos jugadores, lo cuales recuerdan a algunos los tiempos en los que jugaban a fútbol en su juventud, e inspiran a los más jóvenes que todavía lo practican. Surge, entre otras cosas, una rivalidad entre los aficionados (que aunque lo realmente precioso es llevarlo como lo que es, una rivalidad sana y de amor a un deporte, a veces se convierte en batallas campales en ciertos casos debidos a grupos de radicales extremistas que solo saben ensuciar el buen nombre del deporte, el respeto y el compañerismo, lema de la FIFA). Los niños sueñan con estar algún día en esos majestuosos campos, con 90 mil personas coreando su nombre, marcar el gol definitivo, ser el rey del deporte…

Claro que hay que admitir que ver un partido de fútbol requiere paciencia. Es un juego lento en ocasiones, que tras 90 minutos puede acabar con ningún gol, que es lo que muchos esperan ver. Pero el verdadero aficionado ve más allá.

El verdadero aficionado ve una táctica, unos movimientos, unas habilidades tanto individuales como colectivas, un esquema de juego, una técnica, un modo, unas intenciones… Ve toda una serie de preparaciones, el trabajo de semanas y semanas de entrenamiento. No hace falta ver goles, sino como cada equipo y cada jugador pone a prueba sus habilidades y una serie de estrategias preparadas de antemano. Por eso una de las cosas que más detesto oír de labios de una persona que no le gusta el fútbol (lo cual me parece muy respetable) es que el fútbol tan solo es 22 personas corriendo detrás de un balón para patearlo. Para mí, eso es como decir que la ópera son un conjunto de gordos que salen con ropas caras a chillar como locos. Para mí un comentario como ese es pura y vana ignorancia.

Pero seamos sinceros, yo no soy muy de mirar partidos de fútbol. Lo que realmente me llena es jugarlo. El sudor, la adrenalina, ver como una decisión, pase o jugada que piensas de antemano surte efecto, como un pase por alto dirigido a un compañero no es alcanzado por los defensas que intentan interceptarlo, y como tu compañero remata como puede para mandar el cuero al fondo de las mallas, para finalmente darse un abrazo que te hace sentir más unido a él que nunca. O como al defender tu área, tus compañeros y tú os colocáis de la manera idónea para frustrar el ataque rival, evitando los posibles pases, disparos o regates, y darse la enhorabuena entre todos. Es estar luchando en una final, con 5 minutos para el final, y con una genialidad grupal o individual, quebrantar la línea de defensa y definir a tu equipo como el ganador, para la decepción del equipo rival. Es acabar el partido, y hablar entre todos sobre los mejores momentos, lo que deberíamos mejorar, aconsejarnos… Aparte de los buenos mensajes que se esconden detrás de este deporte: unión, compañerismo, sacrificio, vida sana, rivalidad bien llevada… Muchas veces, estos valores se pierden en un mar de fanáticos o de juego sucio, que la FIFA castiga severamente. Como en cualquier deporte, es casi utópica aunque no menos deseable que el juego limpio sea la bandera del deporte en cuestión. Respecto a esta cuestión, la firma NIKE sacó a la luz la campaña publicitaria JOGA BONITO, una serie de videos que iban apareciendo eventualmente en los medios de comunicación, en el que el ex jugador Eric Cantona irrumpía en un programa de la televisión para recordar al mundo lo HERMOSO que podía llegar a ser el fútbol. Aquí os cuelgo el primer capítulo.



Siguiendo con el post, el hecho de que exista el fútbol en este mundo, es como vivir en un mundo parecido al de un juego de rol o una historia típica de artes marciales. Millones de personas repartidas por el globo juegan y cada una con un nivel, con un talento de nacimiento. Cada uno puede practicar habilidades generales, o inventarse sus propias técnicas y formas de jugar. Es como si cada uno fuera un personaje, y es a la hora de los partidos cuando pone sus habilidades en juego. Por otro lado, solo los mejores y más perseverantes son elegidos como los mejores, y llegan a jugar en los mejores coliseos y campos de batalla, los estadios, donde son reconocidos como los mejores del planeta, y ofrecen un espectáculo a todo el mundo semana tras semana, con el sueño de conseguir los trofeos más importantes del mundo y pasar a la historia con sus habilidades específicas. Nombres como Pelé, Maradona (aunque a este no le tengo mucho afecto…xD) Romario, Cristiano Ronaldo, Messi,Zidane, Xavi, Roberto Carlos, Cruyff… sus nombres quedaran grabados en esos anales de la historia del fútbol y sus goles y habilidades propias quedaran a merced de cualquier aficionado que esté dispuesto a embriagarse con sus genialidades.

A lo mejor no todo el mundo que juega lo vive así, pero yo sí, y estoy seguro que muchos también. A mi todo esto me viene desde pequeño. Desde los 4 años empecé a darle patadas a l balón con mi padre, y no he parado. He jugado al fútbol sala, a fútbol 7… Aquí os dejo el segundo capítulo de Joga Bonito, en el que vemos al mismísimo Ronaldinho (Para mí y para muchos uno de los mejores jugadores de la historia si no el mejor) haciendo virguerías cuando todavía era un niño.



En fin, con 21 años me conformo con echar partidillos con mis amigos cuando puedo y ver algún partido en la televisión cuando tiene mucha importancia. Pero como digo, el fútbol ha sido y seguirá siendo para mí, una vía de escape y un deporte del cual me siento orgulloso, gracias a los valores que, fuera gamberros y extremistas, es capaz de transmitir.

Me despido con un vídeo sobre uno de esos goles que marcan historia. Uno de esos goles in extremis que te dan un título cuando el partido parece cuesta arriba. Final de la Champions League, el trofeo europeo a nivel de clubes más importante de Europa (El continente del fútbol). El Real Madrid se enfrenta al Bayer Leverkusen. El tiempo pasa, y cuando parecía que todo iba a acabar empate y se daría paso a la prórroga, Zinedine Zidane transforma un extraño y forzado centro de Roberto Carlos en una GENIALIDAD: empalma de manera casi imposible y en posición forzada una volea imparable que da el título a un Real Madrid que tenía entre sus filas por entonces a el que para muchísimos, ha sido el mejor jugador de la historia. Para el recuerdo, Zidane. ¡Y con comentarios de la COPE xD!



En fin, un abrazo y ya sabéis…¡Viva el fútbol !xD

He dicho.

2 comentarios:

Alex dijo...

¬¬Sentimental Heeeee!!!ya nos hechas de menos en los partidos del sabado ....nosotros tambien, aunque tambien por razones utilitarias ,dado que los equipos estan arto desequilibrados ,vease el partido pasado 3 contra seis y los primeros como vencedores.

Ahora mi opinion.A mi jugar a futball los sabados me parece una cosa insubstituible y la verdad es que me sabe muy mal cuando he de faltar a esta reunion semanal.Pero esto no es porque el futball sea mi deporte favorito ,sino es por amor al deporte y mas si es deporte en equipo.De hecho mi deporte favorito siempre sera el balonmano.

Nin dijo...

Se nota que ,muy a mi pesar, eres un enganchado al balonpie XD.

Pero bueno, mirándolo por el lado bueno no eres el típico aficionaducho de poca monta que piensa que su equipo es el unico que merece algo y los demás son escória, eso me gusta mucho de ti ^^.

Ojalá te cambien las clases y puedas ir a los partidos los sábados, aunque echare de menos llevarte yo en coche a las clases...:)

Te quiero mucho y lo sabes ;P

Saludos y besitos!!

Publicar un comentario