miércoles, 23 de marzo de 2011

FÚTBOL: LA IMPORTANCIA DEL TRABAJO EN EQUIPO

Buenas a todos

Como bien sabeis, una de mis aficiones más queridas es el fútbol. Y me refiero, obviamente, a jugarlo. Desde bien pequeño he jugado sobretodo a fútbol sala, y puedo decir sin miedo a equivocarme que el fútbol en general, tanto sala como 7 como 11, es el hobby más sano y que más disfruto cuando lo practico. Solo con deciros que ayer fuimos a jugar a fútbol 7 con los colegas y que todavía llevo encima un subidón de 3 pares de cojones.... Con eso lo digo todo. Y es que cuando juego a fútbol las endorfinas de todo mi cuerpo explotan en un mar de sensaciones placenteras que duran, y duran, y duran...

En fin, metiéndonos de lleno en el tema del que quiero hablar, mis colegas y yo llevamos una temporada yendo 1 vez al mes a jugar a un campo de futbol 7 de hierba situado en nuestra ciudad natal. De nuestro grupete de toda la vida solo unos pocos jugamos a fútbol, así que otros amigos aparte y amigos de estos amigos (no se si me entendeis xD) vienen a jugar cuando quedamos, para ser la gente suficiente para disfrutar del partida plenamente.

Pues bien, en los últimos 3 partidos que hemos jugado se ha confirmado (o casi confirmado) una de las teorías respecto al fútbol que llevamos hablando entre nosotros desde hace años: la importancia del trabajo en equipo.

Normalmente, equilibramos muy bien los equipos, ya que todos nos conocemos y sabemos de que pie flojea cada uno de nosotros. Sin embargo, a veces somos impares, y alguno de los 2 equipos se queda con un jugador menos. Pero es en estas circunstancias cuando más claramente se muestra esta teoría.

Ayer, nuestro equipo contaba con 1 jugador menos. No empezamos bien, íbamos perdiendo 2-0 a los 10 minutos. Pero rectificar es de sabios, y tras unos primeros momentos titubeantes, nos organizamos y empezamos a remontar. Lo curioso es que ese comienzo a marcado todos los partidos que hemos jugado en fútbol 7. En definitiva, que al término del partido, nuestra ventaja era de 4 goles. Pero lo interesante no era eso, sino como jugamos. Pases medidos y constantes, todos los huecos cubiertos (si es que eso se puede hacer con un jugador menos), defensa siempre preparada, toque, toque, toque, coordinación, conocimiento de donde está situado cada uno de nosotros en el campo para cubrir huecos... entre todo eso, que fue un verdadero espectaculo, y un juego oxidado y con algunos errore sdle equipo rival, nos llevamos el gato al agua.

En definitiva, con un buen juego de equipo y una buena organización, cualquier equipo puede ganar el partido que se proponga. Aunque he de recalcar que el juego en equipo no representa el 100 por 100 del partido y de e la victoria, siempre hay que tener en cuenta otros factores. Si no, el fútbol no sería fútbol, y no lo amaría tanto.

Hasseo

1 comentarios:

AlexSaikö0 dijo...

Una lastima que no pudiese ir ....RIVAL.Ya nos veremos las caras.

Pues si,el fútbol es un deporte amísimo.Yo también me lo paso de cine, aunque no tengo claro que sea lo que más me guste hacer en mi tiempo libre.La verdad, comprendo a la gente que todavía no hace ejercicio, porque hace muy poco que yo lo hago.Pero que se pongan yaaaa,que no saben lo que se pierden!!!

Publicar un comentario